Fibromialgia y fatiga cronica

Fibromialgia y fatiga crónica ¿Cuál es cuál?

La fibromialgia y la fatiga crónica son dos problemas de salud distintos aunque tengan muchos puntos de encuentro en sus consecuencias. Dos enfermedades que hasta hace poco eran prácticamente ignoradas, y sin embargo tienen efectos muy negativos en la calidad de vida si no se es consciente, ni se controlan.

Desconocidas a lo largo del tiempo y con efectos muy perjudiciales en el día a día, sobre todo, de las mujeres. La fibromialgia y la fatiga crónica van avanzando lentamente hacia su conocimiento y trato. El dolor ya tiene aliados para combatirlo pero antes es necesario ser consciente de las causas o los síntomas.

Fibromialgia y fatiga crónica

  • Fibromialgia

La fibromialgia ha sido una gran desconocida a lo largo del tiempo. Se identifica con dolor en los músculos y en el tejido fibroso de manera generalizada. Además suele ir acompañada de presión en puntos específicos.

Afecta al 2 % de la población, principalmente a las mujeres, y es común que aparezca a partir de los 30-40 años. El cansancio fácil, la mala tolerancia al ejercicio, sueño no reparador, dolor de cabeza, mareos, adormecimiento de manos y pies o problemas del ritmo intestinal, son también síntomas comunes.

Dolores: muchos y cambiantes

Se suele centrar en focos de hiper-sensibilidad, con tensión o presión muscular.

El origen del dolor es  poco preciso, se relaciona con emociones, posturas o factores mecánicos, inmovilización prolongada, alteraciones nutricionales, déficits vitamínicos, alteraciones del sueño o endocrinológicas. Los focos de dolor pueden causar disfunción de los músculos afectos, aunque en estos no se demuestra lesión alguna.

Las molestias empeoran con la ansiedad, el frío, humedad, ejercicio excesivo, y mejoran si se está de vacaciones o en climas cálidos.

En ocasiones, la fibromialgia asocia otras alteraciones del sistema nervioso vegetativo como dolor de cabeza (jaquecas), alteración del sueño, alteraciones en las reglas, lagrimeo o secreciones nasales abundantes.

¿Diagnóstico?

El diagnóstico del proceso no es sencillo. Éste viene definido por los datos de la historia clínica y los hallazgos exploratorios, pero  no dispone de ninguna prueba  de laboratorio que lo defina.

Las molestias de los enfermos pueden confundirse con otras enfermedades funcionales como la depresión o alteraciones metabólicas. Son muy  frecuentes las alteraciones psicológicas: un tercio sufre depresión.

Los beneficios del tratamiento

Es esencial  conocer que percibe el enfermo sobre lo que le ocurre. Así como explicarle que no es una enfermedad incapacitante,  deformante o degenerativa  y que tiene un abordaje que permite aumentar su calidad de vida.

Es útil practicar ejercicios aeróbicos de forma regular, progresiva o de estiramientos. También ayudan los abordajes locales: masaje, calor. Además es fundamental el manejo del estrés, por cualquier método: incluyendo yoga, bio feedback y trabajos en grupo. Igual que es beneficioso una buena salud alimentaria.

Su tratamiento siempre debe ir acompañado del seguimiento de un especialista que será el encargado de definir en que nivel se encuentra el paciente y qué es lo que necesita, al igual que de suministrar los consejos alimenticios para la fibromialgia.

  • Astenia y fatiga crónica

Del griego a (sin, falta) y sthenos (fuerza.). Astenia es cansancio, fatiga, pérdida de fuerza o energía. Es una situación de cansancio crónico que reduce más del 50% la capacidad de realizar las labores habituales. La astenia que dura más de un mes es fatiga y si más de 6 fatiga crónica.

Causas y mecanismos

Hay que buscar para ella una causa de enfermedad, sea orgánica o psíquica. No obstante al no conocer su causa concreta no se puede evitar.

Manifestaciones

Ambas suelen ser máximas al atardecer y no mejorar con el reposo. Pueden aparecer décimas, dolor de cabeza, garganta, debilidad, dificultad de concentración o sueño.

También podemos encontrarnos con la fatiga mental, caracterizada por pérdida de memoria, concentración, percepción del mundo externo y ansiedad. Disminuye el deseo sexual, el apetito y el sueño. Es común en mujeres de 20 a 50 años.

Diagnóstico y pronóstico 

A criterio del médico tras historiar y explorar a la enferma,  no hay una prueba o test que la defina. Se descartaran con pruebas otras posibles patologías orgánicas. Es crónica con tendencia a la mejoría espontánea,  más del 50% mantendrán incapacidad para actividades habituales a los 5 años del inicio.

Suele tener fases de recaída y mejoría. Y empeora con el estrés físico o psíquico.

Tratamiento

Es necesario demostrarles empatía. Recomedable proponerles una vida saludable. Pero como ya hemos mencionado, éstas son directrices que sólo debe dar un especialista.

En Clínica Nes creemos esencial mantener un compromiso firme con la salud de nuestros pacientes. Por ello, si sufres o tienes a tu alrededor alguien con síntomas parecidos, no dudes en contactarnos. ¡Estamos para ti!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  Acepto la política de privacidad